Buscar
  • institutolatinoame

Acoso escolar


El acoso escolar es un grave problema social creciente en los centros educativos. La desinformación, el error de mirar hacia otro lado y el desenfoque, agrava y perpetúa la violencia en los colegios. El acoso escolar o (bullying) se caracteriza por un comportamiento agresivo intencional, que consiste en un desequilibrio de poder o de fuerza. Además, es repetitivo, y se puede manifestar de forma física, verbal, o social. Si bien los niños pueden intimidar a otros usando medios más físicos, en las niñas el acoso se manifiesta mediante la exclusión social.

Siempre que se produce un caso de bullying hemos llegado tarde para intervenir. Los daños psicológicos se han instalado en distintos niveles: en la autoestima, en el autoconcepto y finalmente en el propio rendimiento escolar de la víctima. En ocasiones, creemos que nuestros hijos están muy lejanos a estas situaciones pero, ¿Cuál es el momento en que podemos hablar de acoso escolar?, ¿una colleja, supone una agresión?, ¿y que un niño sea rechazado por el grupo de clase?... Como en muchos otros temas, la intervención más fructífera es la preventiva. En el bullying, la víctima tiene una situación asimétrica respecto a quienes le agreden violentamente, por lo que plantear la mediación es un grave error, el foco debe ponerse en los acosadores; La no detección, detención e intervención temprana de las conductas violentas y no romper la impunidad de los acosadores unido a la hiperprotección de sus padres hace un flaco favor para una educación que genere vínculos saludables. La prevención y erradicación del acoso escolar consiste en el compromiso de crear un ambiente seguro, en el que los niños puedan progresar social y académicamente sin sentir temor. APA recomienda que los maestros, padres y alumnos tomen las medidas siguientes para evitar el acoso:


· Estar informados y alertas: Los maestros y administradores deben estar conscientes de que si bien el acoso ocurre generalmente en sitios como los baños, el patio de juegos, los pasillos llenos de personas y los autobuses escolares, además sucede con teléfonos celulares y computadoras (donde existe poca o ninguna supervisión); debe ser tomado muy en serio.

· Participación de estudiantes y padres: Es necesario que los estudiantes, así como los padres, formen parte de la solución, y participen en equipos de seguridad y grupos especiales contra la intimidación escolar.

· Crear expectativas positivas con respecto al comportamiento de estudiantes y adultos: Las escuelas y aulas deben ofrecerles a los estudiantes un entorno seguro de aprendizaje. Los maestros y entrenadores deben recordarles explícitamente a los alumnos que el acoso escolar es inaceptable, y que ese tipo de comportamiento tendrá las consecuencias correspondientes.

· Reportar los casos de acoso personal y cibernético: Es importante que los estudiantes informen a un padre o a un adulto de confianza sobre cualquier caso de intimidación.


Si en el centro escolar se están dando situaciones de acoso que creemos que nuestro hijo puede estar presenciando, es conveniente que le trasmitamos que no hay ningún tipo de justificación para esas conductas y que su papel es importante, que en ningún caso puede apoyar (aunque sólo sea con sonrisas) a las personas que se comportan de forma violenta o intimidatoria y que debe mostrar su desacuerdo.


Referencia


Psicólogos, D. C. O. (20202). La violencia y el acoso escolar: un problema mundial, según la UNESCO. www.infocoponline.es.

Acoso escolar o bullying. (2019). Save the Children. https://www.savethechildren.es/donde/espana/violencia-contra-la-infancia/acoso-escolar-bullying

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo