Buscar
  • institutolatinoame

Estado de flujo de efectivo


El estado de flujo de efectivo (EFF) forma parte de los estados contables que tienen que ser presentados por las empresas. El objetivo es que las compañías suministren información sobre los históricos en el efectivo y equivalentes.

El objetivo del flujo de efectivo es básicamente determinar la capacidad de la empresa para generar efectivo, con el cual pueda cumplir con sus obligaciones y con sus proyectos de inversión y expansión.

Adicionalmente, el flujo de efectivo permite hacer un estudio o análisis de cada una de las partidas con incidencia en la generación de efectivo, datos que pueden ser de gran utilidad para el diseño de políticas y estrategias encaminadas a realizar una utilización de los recursos de la empresa de forma más eficiente.

Es importante que la empresa tenga claridad sobre su capacidad para generar efectivo, de cómo genera ese efectivo, para así mismo poderse proyectar y tomar decisiones acordes con su verdadera capacidad de liquidez.

Por regla general, se considera efectivo los valores contabilizados en el grupo 11 del plan de cuentas comercial, esto es caja, bancos, remesas en tránsito, cuentas de ahorro y fondos, por lo que los saldos de estas cuentas deben coincidir con el resultado arrojado por el estado de flujos de efectivo.

Además, en estos estados los flujos de fondo del período establecido se han de clasificar según si proceden de actividades de operación, de inversión o de financiación.

Esta norma contable internacional se basa en tres definiciones principales:

· Efectivo: Comprende tanto el dinero en efectivo de la compañía como los depósitos bancarios a la vista.

· Equivalentes de efectivo: Son las inversiones a corto plazo que, por su gran liquidez, pueden ser convertibles en importes determinados de efectivo.

· Flujos de efectivo: Son las entradas y salidas de efectivo y equivalentes al efectivo.

Los informes de estado de flujo de efectivo (EFF) deben contener al menos la siguiente información:

· Origen y capacidad de generación del efectivo.

· Destino del efectivo.

· Estructura Financiera (liquidez y solvencia) de la empresa.

· Relaciones de otras variables, como la rentabilidad, con el efectivo de la empresa.

Entre las entradas y salidas que han de quedar registradas en el EFF, podemos encontrar tres tipos diferenciados:

· Actividades de operación: Son las actividades que constituyen la principal fuente de ingresos de la entidad, así como otras actividades que no puedan ser calificadas como de inversión o financiación. Por ejemplo, los cobros generados por ventas, pero también los pagos de salarios a los empleados.

· Las actividades de inversión: Son las de adquisición y disposición de activos a largo plazo, así como de otras inversiones no incluidas en los equivalentes al efectivo. Encontramos aquí cobros por ventas de propiedades, planta o equipos, y también pagos por la adquisición de instrumentos de pasivo o de patrimonio, entre otras.

· Actividades de financiación: Son aquellas que producen cambios en el tamaño y composición de los capitales propios y de los préstamos tomados por la entidad. Pueden pagarse a los propietarios por adquirir o rescatar las acciones de la entidad o reembolsos en efectivo de fondos tomados en préstamo.

Referencias

Gerencie . (2020). Estado de flujos de efectivo. Octubre 10, 2020, de Gerencie Sitio web: https://www.gerencie.com/estado-de-flujos-de-efectivo.html

EALDE. (2020). Qué es el estado de flujo de efectivo según la norma NIC 7 de contabilidad. Noviembre 13, 2020, de EALDE Sitio web: https://www.ealde.es/estado-de-flujo-efectivo/




21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo